22 Feb, 2018
Montevideo
19 ° C
Volver

John John celebra su segundo título mundial WSL

425

 

“Los últimos días han sido angustiosos”, dijo John John Florence después de lograr su segundo título mundial consecutivo. El surfista nacido en Hawaii, de 25 años, lo hizo frente a una multitud local en Pipeline, su patio trasero y su ola favorita en la costa norte de Oahu. Al hacerlo, Florence se convierte en el primer campeón del mundo, desde el fallecido Andy Irons, en capturar dos títulos mundiales en forma consecutiva. Griffin Colapinto festejó la obtención de la Triple Corona, mientras Jeremy Flores celebró su segundo Pipe Masters.

 

John John Florence, celebra en casa su segundo título mundial. Foto: WSL/Cestari

 

El camino hacia el título 2017:

 

 

Highlights: El prodigio hawaiano logra su segundo título mundial en el Billabong Pipe Masters:

 

 

Florence es famoso por su lentitud, pero debajo de la frialdad se ha formado una bola de estrés. Llegó al final de la temporada con el objetivo de contener a cuatro peligrosas amenazas. “Gabe estaba surfeando realmente bien. Julian realmente lo hizo bien y a Jordy le estaba yendo bien en sus primeras series de heats. Parecía que iba a llegar hasta lo último”.

Mientras que Julian Wilson y Jordy Smith fueron eliminados de la contienda el domingo, el brasileño Gabriel Medina, la mayor amenaza de Florence, aún se perfilaba bien rumbo al último día de la temporada. Florence necesitaba llegar a la final para asegurar el título mundial.

Florence terminó primero en la cuarta ronda, y parecía decidido a acelerar el ritmo. Abrió fuerte contra Caio Ibelli y Joel Parkinson.. Todo iba bien para Florence hasta que el brasileño Caio Ibelli, quien ha sido una molestia para él desde que llegó al Tour en 2016, comenzó a causar problemas nuevamente.

El actual campeón del mundo tenía las manos ocupadas con Caio Ibelli, pero logró una victoria crucial en los últimos segundos. Eso sí, el brasileño ni siquiera tenía un solo punto en el tablero a falta de siete minutos para el final, cuando finalmente se encerró en un barril limpio de Backdoor. Dos minutos más tarde repitió la hazaña, y tomó la iniciativa. Se anunció el puntaje  y solo quedaban dos minutos: parecía que había frustrado a Florence otra vez. Pero John John encontró una respuesta con 1:07 en el reloj, en la forma de un tubo salvador.

Jeremy Flores obtuvo su segundo Pipe Masters, tras un impecable día final. Foto: WSL/Poullenot

Medina, manejando la presión

Durante su heat de la Ronda Cuatro con el ex maestro de Pipe Jeremy Flores y el rival-amigo Italo Ferreira, el Campeón Mundial de 2014 estaba siendo cauteloso con su prioridad. Según Flores, un poco demasiado. Sintió que Medina le había impedido tomar olas en algunos sets a propósito, un movimiento que técnicamente debería haberle costado la prioridad. Pero cuando un gran set se acercaba a la mitad del heat, Medina se aprovechó al máximo con la ola más alta del heat: un tubo bien abierto.

Medina salió del tubo mirando hacia atrás, dejando que todos supieran cuánto estaba saboreando el momento.

Por la espalda, Flores estaba hirviendo. En su mente, esa ola era suya y acababa de perder el liderazgo. Pero mientras Medina parecía estar al mando, no toda la esperanza se perdió. Flores solo necesitaba un 5.44, y con poco más de tres minutos para ir, acarició una joya de Backdoor. Flores recorrió varias secciones y salió con un puntaje de 8 puntos, dándole una gran victoria, y enviando a Medina a un crucial heat de la Ronda 5, con el más grande de todos los tiempos de Pipe, Kelly Slater.

Slater, por cierto, tuvo una divertida ronda Cuatro con sus ex alumnos Kanoa Igarashi y Leonardo Fioravanti. Durante los días de Quiksilver de Kelly, Igarashi y Fioravanti formaron parte del movimiento juvenil internacional de élite. Kelly ha estado registrando su crecimiento desde que ambos eran preadolescentes. Él es lo suficientemente mayor como para ser su padre, pero se parece más a su tío. Yoda estaba tomando un par de sus Jedi en la alineación de Pipe, por lo que muchos supusieron que sería una pequeña y agradable lección.

Igarashi, sin embargo, tenía otros planes. El profesional de segundo año parecía inoculado contra la mística de Pipeline de Slater. También parecía decidido a rellenar sus ya sólidas estadísticas de Pipe. Después de todo, Igarashi fue finalista el año pasado, y venció a Slater dos veces en el camino. El lunes se recuperó para atrapar a Slater por detrás, y avanzar a los Cuartos de Final de Pipe por segunda vez consecutiva. Igarashi restó importancia a su récord de 3-0 contra Slater, pero algo me dice que encontrará el momento adecuado para recordarle suavemente a Kelly.

El heat de Medina con Slater fue uno de los más esperados del día. Los fanáticos de Florence pensaron que King Kelly era su mejor línea de defensa contra el asaltante brasileño, y en la mayoría de los años podrían haber tenido razón. Pero Kelly no ha podido surfear de la mejor forma en Pipe este año. Su pie lastimado lo ha mantenido fuera del agua, y hasta cierto punto, fuera de ritmo. Mientras viajaba a través de unos largos tubos, nunca encontró su ritmo. Medina, mientras tanto, parecía feroz una vez más en su backside. Llegó a los cuartos de final, mejorando su récord cabeza a cabeza contra el 11x campeón del mundo a 7-2.

Para cuando los cuartos de final llegaron a su fin, las condiciones empezaban a deteriorarse. La buena selección de olas fue más difícil con el viento desmoronando las secciones del tubo. Eso jugó directamente a favor de Florence, durante su heat con el ex maestro de Pipe, Julian Wilson. John salió victorioso del agua y regresó a su sala de estar para relajarse, necesitando solo una victoria más para obtener su segundo título mundial consecutivo.

Medina tenía la intención de mantener la presión sobre John, y dada toda la magia que ha estado haciendo en los últimos meses, dudar de él parecía tonto. Él ha estado levantando los espíritus de todo su país, y ni los entusiastas brasileños en la playa, o la estrella del fútbol Neymar Jr. al sonar en las redes sociales, le permitían olvidarlo. Pero a medida que las condiciones empeoraron en los cuartos de final, Gabe tuvo problemas para encontrar las puertas abiertas. Y desafortunadamente para Gabe, Flores encontró un par de tubos apretados en Backdoor, poniendo fin a la carrera milagrosa de Medina.

Griffin Colapinto se convirtió en el primer californiano en conquistar la Vans Triple Crown of Surfing. Foto: WSL / STEVE SHERMAN

Florence recibía las felicitaciones de familiares y amigos en el patio trasero de su casa y los fanáticos lo aclamaban desde la playa. Flores, junto con Igarashi e Italo Ferreira, que estaban en la próxima ronda, remaron para consolar a un agotado Medina, y lo felicitaron por su extraordinaria carrera del año.

“Intenté hacerlo lo mejor posible”, dijo Medina después, con los ojos todavía brumosos. “Estoy tan cansado ahora porque puse todo en el agua. Fue un año largo. Gané un par de eventos y perdí un par. Es difícil lidiar con los altibajos, pero es parte del juego, pero nunca me doy por vencido. Solo trato de hacerlo. Y sí, volveré el próximo año”.

El francés estaba triste por eliminar a su amigo en la lucha por el título mundial. Mientras la celebración continuaba, Igarashi venció a Ferreira en cuartos de final, logrando su novena victoria en heaTS, en dos apariciones en Pipeline. “Me encanta esta ola”, dijo después. “Aquí es donde aprendí a tuberidizar. Vengo aquí desde que era un niño”.

Al noquear a Ferreira, Igarashi volvió a jugar el papel de héroe para algunos de sus amigos. Aseguró a California su primer campeón de la Triple Corona en Griffin Colapinto, y al clasificarse dos veces para el CT 2018, junto con Ferreira, Igarashi ayudó a abrir dos puestos más en la lista del próximo año para Michael Rodrigues y Pat Gudauskas. “Soy como Santa Claus, repartí lugares de la gira y títulos de la Triple Corona, lo que quieras”, se rió Igarashi.

Florence finalmente salió del jardín de Johnson a tiempo para ir al agua contra el novato Ian Gouveia en su batería semifinal. Gouveia, una estrella de la segunda generación de Brasil, luchaba por su supervivencia en el World Tour. Ha sido un año difícil para los novatos. El único punto brillante de Gouveia llegó en Fiji, donde derrotó a Owen Wright en su camino hacia un respetable 9 ° lugar. Una victoria poco probable aquí en Pipeline mantendría vivo su sueño de CT 2018. Gouveia necesitaba un milagro, y con solo tres minutos por jugarse durante su batería con el nuevo campeón, encontró un desordenado barril que trasnformó su pequeña ventaja sobre Florence en una grande.

La alegría del hawaiano. Foto: WSL

Con menos de dos minutos para el final, Florence necesitaba un 8.5 para llegar a la final. Dado lo desprolijo que estaba el line up, no parecía probable. Pero luego algo hizo clic en John. Parecía recordar que seguía sin ganar este evento, el que ha estado viendo toda su vida.

Con poco más de un minuto para llegar, Florence se abrió camino a través de un tubo grueso, luego presionó el acelerador al salir con la mirada fija en la sección de cierre. No cabía duda de lo que vendría después: Florence voló un aéreo reverse, y  la multitud se volvió loca cuando lo aterrizó. Florence esbozó su sonrisa más grande del día. El 8.7 de los jueces lo clasificó a su segunda final de Pipe Masters.

John John se enfrentó a Jeremy Flores en la final. El francés estaba sintiendo culpa, jugando el papel de spoiler. Después de finalizar el segundo viaje directo de Igarashi a las Semifinales en Pipe, Flores habló con Rosy Hodge. “Ha sido un día loco”, dijo. “Gabriel, le tengo tanto respeto. Es un buen amigo. Ver a estos tipos trabajar tan duro…y ser el tipo que lo derrotó…Realmente lo sentía por él. No quería serlo, ese tipo. Estoy luchando en mi pequeña batalla. Hubiera sido genial tener a John John y Gabe frente a frente”.

La gran final

El veterano francés atrapó su segunda corona de Pipe Masters de manos de John John Florence cuando faltaban 22 segundos para el final. Florence, sentado en la parte de atrás, solo podía sacudir la cabeza y reírse de su destino.

Jeremy caminó por la playa mientras los jueces se tomaban su tiempo para revisar la cinta. Tenían que acertar con esto. Jeremy necesitaba un 8.27. Obtuvo un 8.33. Flores robó su segunda corona de Pipe Masters, de la misma manera que había logrado su primer puesto en 2010 con Kieren Perrow.

“¿Estás bromeando?” Flores dijo, aún aturdido. “Gané el Pipe Masters en los segundos finales contra John John Florence. No se me ocurre una mejor manera de ganar. Estos muchachos están en el siguiente nivel. Felicidades a John y a Gabriel por un año increíble”.

 

En cuanto a los siguientes pasos, Florence no dejó dudas sobre sus intenciones desde aquí. “Creo que aprendí mucho este año, voy a tomar todo eso y ponerlo en el próximo año, y espero volver a ganar. Realmente lo estoy disfrutando ahora, disfrutando de la competencia. Es muy divertido”.

Resultados finales:
Campeón del mundo de 2017: John John Florence (HAW)
Campeón de Billabong Pipe Masters 2017: Jeremy Flores (FRA)
2017 Vans Campeón de la Triple Corona de Surfing: Griffin Colapinto (EE. UU.)

Fuente: WSL

Comentarios