22 Feb, 2018
Montevideo
19 ° C
Volver

Alejandro Berger es la entrevista Salvaje de enero

2.41k

 

Comenzamos el año con el director de fotografía Alejandro Pupi Berger, quien arriesgó la vida en Pipeline en sus comienzos como camarógrafo de surf. Persiguiendo el sueño de viajar por el mundo y filmar, buscando un destino lleno de pasión. Hoy en día, su maestría es indiscutible, ganada a fuerza de incontables horas en el mar y un ojo especial para capturar los momentos, adentro o afuera del agua. Andy Irons, Kelly Slater, Rob Machado, Greg Long y Mick Fanning son algunos de los grandes nombres con los que ha trabajado en su carrera. Hombre de confianza de Taylor Steele. Padre de familia y trotamundos, ahora representante de la marca Vissla en Uruguay, Pupi tiene una extraordinaria cantidad de historias salvajes en el baúl de los recuerdos. Nos juntamos con él y revivimos algunas de ellas en esta nota.

Por Javier González, con la colaboración de Iker Sanmartin

 

Roles invertidos: Pupi surfeando en México. Foto: @inwaterwetrust


¿Cómo fue tu primer acercamiento al surf?

Siempre me gustó viajar, escapar del frío invierno uruguayo y emigrar hacia terrenos más cálidos. En 1994 un viaje a Indonesia con un grupo de amigos lo cambió todo. Me enganché a la dinámica de surfear y divertirme. Con 300 dólares al mes podías vivir como un rey en una Bali paradisiaca.

Y eso cambió tu vida…

Así es. Cada vez que volvía a Uruguay me planteaba qué hacer con mi vida. Elegí tener menos, pero viajar más y ser más libre.

¿Cuándo filmas tu primera película?

Comencé a experimentar con cámaras a mediados de los 90, ya que mi padre tenía un programa de televisión dedicado a la náutica, el mítico Mundo Nautico. En 1998, con lo que había ahorrado, compré una cámara de vídeo y algunas tablas y viajé a Nías, una isla en Sumatra, Indonesia. El viaje se extendió más de lo esperado y volví con bastante material filmado, pero no pude usarlo en el programa porque nos lo cancelaron. Entonces fue cuando un gran amigo, Emiliano “lente” Stefanach, un precoz genio de los ordenadores, me ofrece editar las imágenes para crear una película a la que llamaríamos Indodreams.

Capturando al gran Kelly Slater. Foto: Todd Glaser

Tras Indonesia recalas en Hawái, pero no lo tuviste nada fácil, ¿no?

Hawái es otro paraíso, pero muy distinto si comparamos su cultura y su nivel de vida. Al principio no fue fácil, ya que para poder pagar el alquiler me tuve que buscar la vida como pude. Pero no importaba, estaba en la meca del surfing. Con el tiempo pude comprarme una Sony TRV 900 y un estanco para filmar en el agua. Pipeline, en Oahu, se convirtió en mi entrenamiento diario de cómo filmar en el agua.

¿Cuál considerás el mejor entrenamiento para filmar surf como lo hacés?

Aquellos años que yo vivia en Hawái, a principios de la década del 2000, filmaba en Pipeline todos los dias, he filmado dias enormes en Pipe, que ni loco los hubiera surfeado, pero si me tiraba a nadar con patas y una cámara. Lo hacía por puro amor al arte, sin pensar en dinero, tenía una pasión increible. La experiencia y confianza que te da una ola de tal poder y peligro, te hace sentirte seguro y confiado en otras rompientes del mundo. Solo la experiencia te da eso, y el mejor entrenamiento es estar en el agua.

¿Cuáles son los peligros en esas condiciones? Se te ve en las fotos usando casco…

Las corrientes, la ola, el problema de quedar inconciente si te golpeás la cabeza con el coral o tu propio estanco. El estanco de la cámara lo tenés agarrado a la mano, con un leash cortito, una vez en Pipe entré con un leash demasiado largo y sin concentrarme mucho, no la agarré fuerte y una espumita que parecía inofensiva, me soltó la cámara y me dio fuerte en la cabeza, quedé viendo estrellitas, literal. Casi me desmayo, salí del agua con un tajo en la cabeza, en aquellos años no tenía seguro y usé la vieja y querida gotita. Desde ese día empecé a usar casco.

No solo de surf vive el hombre…Pupi estuvo filmando en Etiopía (África), donde vivió momentos únicos como el de esta foto. Con este trabajo, el objetivo era juntar un millón de dólares para construir pozos de agua. Y lo lograron.

La seguridad en las olas grandes ha evolucionado mucho en estos últimos años…

Yo los trabajos que hago es con gente super profesional, por ejemplo Greg Long, que para mí es como el CEO de las olas grandes, alguien que ha innovado constantemente y vive pensando en la seguridad de las personas. Cuando voy con ellos soy uno más del equipo. La relación con Greg y varios big riders es de hermanos, de estar filmando y viajando juntos por 15 años. Me siento seguro porque se que estoy con los mejores. Me siento seguro por el profesionalismo, entrenamiento y equipos que tienen. Siempre antes de una aventura de estas, se reúne el equipo y se plantea que la seguridad es lo primero. He tenido malas experiencias con personas en barcos o motos de agua, en las que sabía que estaba regalado y tuve miedo por mi vida, pero ya no paso más por eso.

El documental Perú: Tesoro escondido se estrenó hace poco en Netflix con muy buenas críticas, ¿cómo pasaste trabajando en la película?

Fue una muy linda experiencia que nace con un llamado del director y productor Luis Ara, que hizo la pelicula documental de Gonchi, Gonzalo Rodríguez, un piloto uruguayo que tenía destino de Fórmula 1, si no hubiera sido por ese lamentable accidente…Luis me habló del proyecto: ir viajando por Perú, filmando cultura, comida, personajes, surfing y la idea me gustó desde el comienzo. Hicimos cuatro viajes a Perú, donde recorrimos todo y entrevistamos a personajes conocidos y no, el surfista Gabriel Villarán, el chef Micha, un chamán en el medio de la selva con la ayahuasca…

¿Tomaste ayahuasca?

No, jajaja, no estoy para esas cosas. Aunque se que es un viaje increible que te puede ayudar mucho, por ejemplo, Greg Long, luego del accidente que casi le cuesta la vida en Cortes Bank, quedó en una duda muy grande de su vida. Específicamente, no sabía si quería seguir haciendo lo que amaba, que es correr olas grandes. Estuvo unos cuantos meses de indecisiones, hasta que le recomendaron un chamán en Perú y se fue e hizo toda la semana entera y le hizo muy bien.

Trabajando junto a Taylor Steele.

¿Cómo fue el accidente de Greg?

Yo no estaba en esa sesión. El accidente fue en una ola que toma y viene Garret MacNamara adelante, que estaba probando las tablas con motor, las Jet, y aparentemente a esas tablas les cuesta doblar, van un poquito derecho. Greg nunca culpó a nadie ni le recriminó a Garret por lo que pasó, el mundo de las olas grandes es chico…pero básicamente Greg tuvo que seguir derecho en la ola, y al hacer eso lo agarró la espuma gigante. Y después fueron tres olas en la cabeza, antes que lo rescatara D.K Walsh, cuando ya se había desmayado.

Pa…

Olvidate…Tengo entrevistas con Greg llorando. Se salvó porque es Greg, por el entrenamiento para enfrentarse a esas olas. Es un master en yoga y meditación, aparte de todo el entrenamiento físico. En esto de las olas grandes, lo mental es clave para mantener la calma y “apagar la luz”, como dicen ellos. Cuando te agarra el monstruo, apagá la luz, no luches, ¿entendés?

Fuiste en tres oportunidades al Banco de Cortes, ¿cómo fue la primera vez?

Cortes es un descubrimiento de Greg Long, Mike Parsons, Brad Gerlach y Twiggy Baker, que hace 10 años estudiaron el tema y descubrieron una ola gigante. Cuando fui por primera vez, hace 10 años, realmente fue una experiencia salvaje, en esas épocas yo pasaba mucho tiempo en Hawaii y después iba a California y me quedaba en la casa de Rusty y de Greg. El viejo de ellos, Steve, fue un salvavidas muy conocido en la zona de San Clemente, y tenían una casita mismo en la playa, llena de Caravans donde la gente iba y se quedaba. Eran como una familia para mí, yo me quedaba en una de esas casas rodantes por meses. Me invitan en un viaje al Banco de Cortes…yo no tenía idea a donde iba, y empezó la aventura…

Ajustando detalles de la herramienta de trabajo, en Puerto Escondido, México.

¿Cómo es el viaje?

Vas en barco, a veces han ido en helicóptero, llevaron a Shane Dorian y algún otro surfer para que no tengan que hacer el trip en barco, que son entre 10 y 12 horas. El Banco de Cortes es un banco de piedra en el medio del Pacífico, a unos 120 km de la costa sur de California. Cuando el mar está gigante, salís hacia el medio del océano y en base a GPS, encontrás ese banco, que es muy conocido por todos los naufragios que sucedieron y además porque es una zona de pesca importante.

Con qué se encontraron al llegar…

Nos subimos a un barco chico, un crucerito, atamos dos motos de agua atrás y salimos a las 10 de la noche, para amanecer en el Banco. Salimos y el capitán del barco era un amigo de Steve, que lamentablemente estaba inválido en silla de ruedas, luego de un accidente. El barco tenía un par de camitas y nada más, después tenías que ir afuera. El mar estaba gigante, pero no picado, porque el tema del viento influye mucho y tiene que estar glass. El viaje fue bastante sufrido pero se hizo, el tema fue que llegamos antes del amanecer, dos horas antes y estás en el medio del océano, marcándote por GPS, si te llegás a equivocar y te metés en la rompiente…estás en el horno. Monstruos en el medio del océano. Estuvimos boyando hasta que amaneció y las olas estaban gigantes.

¿Pudiste filmar algo de esa sesión?

Hicieron tow in y a mi se me complicó filmar, porque las dos motos estaban una para rescates y la otra para tow in. Filmar de la que está haciendo rescue es muy riesgoso. Filmé de atrás de la moto, hasta las pelotas de susto, entre las espumas gigantes. Y la vuelta fue otra odisea…

¿Qué pasó?

A la vuelta el barco perdió potencia, y no podíamos remolcar las motos de agua. En un momento se nos suelta una moto de agua, estuvimos un par de horas buscándola hasta que increiblemente la encontramos. Greg y Rusty tuvieron que manejar una moto por ocho horas atrás del barco, en el medio de la noche. Iban cambiándose entre ellos, y yo alumbraba con una linterna en la oscuridad total del océano, para que no se pierdan. No me olvido más. ¿Qué hago acá en el medio del océano? Pero si te ponés a pensar, estaba rodeado de hombres de mar muy experientes.

El lugar parece muy difícil de todo punto de vista…

El lugar es heavy. Volví a ir en otra expedición organizada por Greg, luego de su accidente, lo que marcó su regreso al lugar. Un barco con tres cámaras, un dron, y las condiciones estaban épicas de 15 pies glass. La niebla que se viene es otro problema…En el otro de los viajes, con 4 o 5 barcos y un montón de gente, Greg ordenó de golpe: “Todo el mundo al barco”, y en 10 minutos la niebla cortó toda la visión.

Bajando un día grande en Maldonado.

Ahora estás con un proyecto nuevo: Vissla, ¿cómo se da la conexión para traer la marca a Uruguay?

Estoy muy relacionado con el surfing hace muchos años, y tengo muchos amigos que corren para marcas, he trabajado para muchas también. Vissla nace de Billabong con Paul Naude, y el llevó a un amigo, Eric Merberg, a trabajar en marketing. Ahora con mi familia, estoy más tiempo en Uruguay, ya no viajo tanto como antes, y empecé manejar la idea de hacer algo que me cope, con mis contactos del surf. ¿Qué más copado que traer una marca?

El año pasado estuviste de anfitrión de Kirk Hammett, el guitarrista de Metallica, que es embajador de Vissla, ¿esto tuvo algo que ver?

En marzo pasado, Chris Evans, otro amigo que trabaja en Vissla, me habla de que viene Kirk Hammett a Uruguay, a ver si no lo sacaba a pasear unos días. Kirk es embajador de Vissla. Acá pasó de lujo, él es una estrella de rock, pero está dedicado a la vida sana, al surfing, pasamos muy bien y se generó un círculo entre Vissla, Kirk y yo como persona. En Argentina, cuando vamos al concierto de Metallica, me encuentro con la gente de Vissla y se presentó la oportunidad, yo sabía que era una marca copada, diferente.

¿Cómo ves la identidad de la marca?

Uruguay precisa una marca así, Vissla tiene embajadores como Hayden Shapes, artistas, músicos, no se basa solo en el surfing, y no hace mucho énfasis en el surfing pro. Yo soy embajador de la marca en Uruguay y me encargo de la parte de marketing. Fede Marismo, un creador e innovador, es nuevo embajador de Vissla en Uruguay.

¿Por qué lo elegiste?

A Fede lo conocí cuando se vino de Argentina en una Meharí, y era un rastafari. A él le pasó un poco lo que a mi: tenés una ambición de hacer algo, en mi caso de filmar y viajar por el mundo, y en verdad no fui a ninguna escuela, ni hice ningún curso, aprendí por estar alrededor de gente copada y muy talentosa. En mi caso trabajar con fotógrafos que vieron mi buena onda y ganas de trabajar y me abrieron puertas. La experiencia te lleva a ser bueno. A Fede le pasa lo mismo, cuando llega acá, empieza a trabajar con Mallman en Los Negros, y hoy en día es un top de la cocina latinoamericana, además es un carpintero increible, no sabés cómo talla madera, y es tremendo surfer. Tiene un manejo de las redes sociales muy bueno. Ayer le llevé su cajita de ropa y está copado, con la calidad y diseños de la ropa.

¿Qué planes para 2018?

Seguir trabajando en comerciales, tengo un trip programado con surfistas top latinos, no hacer más hijos jajaja, seguir viajando con la familia.

Pupi junto a su familia.

A propósito de esto, hace muy poquito regresaste de un viaje familiar en Europa…

Yo tenía una visión, un motorhome con montañas adelante y mi familia conmigo. Filmé y viajé muchísimo los primeros seis meses del año 2017, así que quería desconectarme del teléfono, de los medios sociales y conectarme con mi mujer y mis hijos. La mejor manera fue esa, motorhome a partir de Madrid, hicimos Francia, España y Portugal, todo por la costa, donde me encantó Portugal. Está todo muy bien armado, da gusto como cuidan la playa con decks para proteger los médanos. Considerando que la madera acá no es tan cara, es algo que se podría hacer en Uruguay.

Ahora han habido portestas por el estacionamiento en el cual destruyeron una parte de la cadena dunar entre Montoya y Bikini…

Es peor, a mi entender, las casas que están contruyendo sobre el mar en ese lugar, porque si seguís así, van a hacer casas sobre toda la playa, para mí hicieron ese parking porque va a ser uno de los pocos accesos que van a quedar libres para la gente ir a la playa, ya que están tomando la faja costera para construir…Es dificil la situación.

Ping Pong final

Un deportista: Luis María Iturria

Una inspiración: Sebastián Salgado, miren La Sal de la tierra en Netflix.

Música: Bob Marley, desde los 10 años.

Un lugar para surfear: La Polinesia

Cómo definirías África en una oración: “Valorá lo que tenés”.

Tu casa: Montoya.

¿Por qué elegiste La Barra?: Para estar cerca del mar.

El surfing: Es mi relax.

¿Cocinás? Me sale re bien el spaghetti jajaja.

Uno de los puntos altos en la carrera de Pupi, formar parte del equipo del film Proximity.

Pueden descubrir más del trabajo de Alejandro en su sitio web: http://www.alejandroberger.com/


*Smile Generation’s 100 Wells for Ethiopia*

Smile Generation’s 100 Wells for Ethiopia from charity: water on Vimeo.


*”Alejandro”– Chronicles: The Making of Proximity Episode 2*

Comentarios