22 Feb, 2018
Montevideo
19 ° C
Volver

Cuidando lo que nos cuida: La importancia de las dunas

1.09k

Las dunas actúan como una gran barrera natural, protegiendo el territorio de eventos climáticos extremos, así como de la intensidad del viento y las olas. 

 

En pocas palabras, el cordón dunar reduce el impacto de la erosión y cuida el precioso espacio costero que tanto disfrutamos…

 

 

La importancia de las dunas

 

Deberíamos cuidarlas como un tesoro natural. Sin ellas, las playas sufren mayor daño y erosión como consecuencia de tormentas o marejadas. Por eso son tan importantes. Sin la defensa natural de las dunas, la playa se erosionará rápida e inevitablemente.

 

La importancia de las dunas radica en su capacidad natural para atenuar los efectos del océano y de eventos climáticos adversos. Conforman sucesivas capas de protección, cuidando no sólo la playa y su estructura, sino también las construcciones humanas y entornos cercanos a la costa.

 

Sin estas barreras de arena, los intensos vientos y oleajes impactarían directamente, provocando daños en las infraestructuras que allí se encuentren. Funcionan como depósito de almacenamiento durante las tormentas y como una auténtica y primera línea de defensa, absorbiendo la potente energía de las olas.

 

 

Pero además de su importancia ecológica para las playas, las dunas son el hogar de muy diversas especies, como ser aves marinas que allí se crían.

 

 

Aunque el aumento del nivel del mar está destruyéndolas, la mayor amenaza contra las dunas a nivel mundial es -cuándo no- de origen humano. La construcción de casas, hoteles, estacionamientos y otra clase de infraestructuras cerca de las dunas supone un peligro, afectando el medio ambiente interior que ellas protegen.

 

Lo que los constructores a menudo ignoran es que sin las dunas sus estructuras podrían ser destruidas por la fuerza del océano, por lo que es mejor para ellos evitar dañar las frágiles dunas de arena”, indica Dunes Defenders, iniciativa de alumnos de un colegio de Georgia, comprometida con la preservación de las dunas de arena de la isla de Tybee.

 

 

Preservando la cadena dunar de Manantiales

 

Impulsados precisamente por la necesidad de cuidar nuestras dunas, vecinos y organizaciones locales se movilizaron el sábado 23 de diciembre de 2017 para protestar contra la construcción del estacionamiento de Manantiales en la Parada 50, próximo a la dorada cadena dunar que allí se erige.

 

El intendente de Maldonado Enrique Antía sostuvo que la intención del estacionamiento en Manantiales es “facilitar el acceso a la playa” y afirmó que se trata de una obra catalogada como A, que no genera ningún impacto medio ambiental.

 

Además del estacionamiento en Manantiales, que está operativo en esta temporada de verano 2018, se pretende llevar a cabo la construcción de otros dos en otras zonas de la costa para después del verano. Según afirma la Intendencia de Maldonado, los 3 proyectos cuentan con el aval de la Dinama.

 

 

Juntos por la conservación de la cadena dunar de Manantiales. Foto: FB MORESURF

 

Para la gente de la zona (y debería serlo para todos), “los médanos son la única barrera para contener el avance del mar. No se trata del futuro, hablamos del presente; cada año somos testigos de los efectos devastadores sobre la costa…”, apuntaba la convocatoria realizada el pasado mes de diciembre.

 

 

 

 

 

 

Salvaje se comunicó con Nicolás Albano, vecino de la zona y fundador de MORESURF, quien compartió con nosotros el siguiente descargo y llamado inmediato a la acción: 

 

Gracias Salvaje por el espacio.

 

Sabido es que el principal atractivo turístico de este país es la belleza natural. Partiendo de esta base, la cual es usada como plataforma principal de marketing al mundo, creemos que la zona afectada al igual que otras tantas aledañas, deberían ser protegidas como patrimonio natural. Esto bien explotado traería infinitos beneficios.

 

No estamos diciendo que el estacionamiento sea innecesario. Lo es, sí, de la manera en que lo están desarrollando, también de esta manera es perjudicial. Creemos que existen muchísimas maneras de llevar a cabo el mismo teniendo en cuenta el entorno donde está ubicado.

 

En relación a lo expresado por el Intendente de Maldonado, nos gustaría saber si él considera prioridad facilitar el acceso a la playa para algunos turistas, a cambio de la ruptura violenta, de la única cadena dunar y todo lo que esta desarrolla. ¿Crée usted que esta es la manera de mejorar el turismo del departamento? ¿Crée usted que con algunos o cientos de turistas caminando por encima de huevos, vegetación nativa, dunas, el desarrollo de este estacionamiento es sustentable? ¿Está la IDM en condiciones de seguir gastando en gestión ambiental? ¿Son gastos que atenderán los gobernantes de turno?

 

A quienes vivimos en la zona nos gustaría hacerle saber que hay maneras de llevar a cabo esta obra aprovechando el entorno y potenciándolo a nivel turístico, dejando la misma como una de las pocas zonas donde observar la rica biodiversidad existente. ¿Cómo? A modo de ejemplo hacemos mención de las paradas 27 y 29 en la Playa Brava, con pilares de madera y puentes por encima de la cadena dunar. De esta manera, no solo facilita el acceso a los turistas sino que además les genera un paseo único entre médanos, vegetación nativa y un sinfín de aves marinas, las cuales utilizan el predio para continuar con su ciclo de vida. Hoy el estacionamiento es una agresión por donde se vea. No hay ningún tipo de señalética acorde y quienes hacen uso de este no encuentran camino por donde llegar a la playa, pasando por encima de todo lo que estamos haciendo mención.

 

Aprovecho sus palabras “se trata de una obra catalogada como A, que no genera ningún impacto medio ambiental” para recordarle que en Maldonado se encuentra el CURE, donde hay profesionales formados en el tema los cuales perfectamente podrían asesorarlo. Al leer sus declaraciones nos damos cuenta que no sólo se está desaprovechando el patrimonio natural que aún existe en nuestra faja costera, sino que además, no se está utilizando el conocimiento que el mismo Uruguay genera, dejando de lado opiniones altamente calificadas de profesionales formados en el país. Esto también trae consecuencias.

 

Queremos concluir haciéndole saber que este hecho puntual deja en claro el desinterés por proteger nuestros derechos, pero también el desinterés por el desarrollo del departamento, eliminando nuestros recursos a cambio de beneficios para unos pocos.

 

Queremos un Uruguay sustentable.

 

¿Qué dice la Dirección de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado?

 

Con el propósito de conocer la visión de la IDM, Salvaje se contactó con Bethy Molina Espinosa, Ing. Agr. Lic. Biología y Directora de Medio Ambiente de la Intendencia de Maldonado.

 

– El intendente Enrique Antía afirmó que el proyecto del estacionamiento cuenta con el aval de la IDM y la DINAMA. ¿Cuáles han sido los fundamentos de dichos que avales?

 

Los estacionamientos son una necesidad, resultado de la creciente urbanización y el aumento del número de visitantes que recibimos. El fundamento filosófico es la democratización del acceso a la costa; ya que como se puede comprobar fácilmente, los tramos de costa sin estacionamiento, permanecen como playas exclusivas para unos pocos, los que ingresan con vehículos 4×4, y pagan año tras año las multas correspondientes.

 

El fundamento ambiental, es que la delimitación de estacionamientos, ordena el uso del espacio costero, estos estacionamientos se construyen de modo de minimizar los impactos ambientales. En particular, el estacionamiento de Manantiales, se diseñó en una olla de deflación para minimizar el movimiento de arena, solamente se corrigieron mínimamente los niveles para favorecer el desagüe de pluviales y no se retiró arena del espacio costero. El estacionamiento fue correctamente acordonado para evitar el traslado del balasto a la playa, al mismo tiempo que impide el ingreso vehicular más allá del espacio de estacionamiento.

 

-Varios vecinos han manifestado su rechazo a la iniciativa, cuestionando su posible impacto en la cadena dunar de Manantiales.  ¿En qué se basa la IDM para sostener que el proyecto no causará impacto medio ambiental?

 

De lo que ha trascendido en la prensa, surge que quienes reclaman no viven en el lugar, ya que vecinos del lugar han pedido este estacionamiento, de lo cual se hizo eco la propia Junta Departamental, que nos solicitó la instalación de diferentes estacionamientos en el espacio costero.

 

Al respecto, es bueno recordar que cualquier intervención antrópica genera algún impacto, lo importante es considerar desde el diseño de la intervención los posibles impactos para minimizarlos. Por supuesto, tendría menor impacto que la ruta 10 tuviera un trazado más alejado de la costa, y por tanto la urbanización retirada permitiera la ocurrencia de cordondes de duna que se muevan libremente, pero tenemos que trabajar sobre la realidad, y esta nos impone mantener un cordón de duna primario por delante de los espacios urbanizados, cordón de duna que la Intendencia de Maldonado ha venido recuperando desde la década del 90.

 

Reacciones firmes, en cadena

Hace un par de días que estamos en deuda con los amantes del surf. Somos conscientes de esto. La razón prioriza cualquier interés. Es de público conocimiento el deterioro violento que han hecho en la ruta 10 km 161, parada 50 de la playa de Manantiales, queremos revertir la situación. En el mundo hay zonas para hacer playa, zonas para la biodiversidad y zonas para edificar. Hoy al igual que pasó en la conquista de América, usando otras herramientas, nos están quitando lo poco que nos queda. No hay que ser muy ágil para darse cuenta todo lo que han hecho desaparecer del bien común. Creemos que es momento de comenzar a revertir la situación, como lo están haciendo en países con criterio. Hagámosle saber a quienes tienen el poder de habilitar estas locuras de que se trata, no es solo un "poquito de arena" como dicen por ahí. Es el comienzo de un todo gracias al cual hoy somos lo que somos. Seamos conscientes. Por un Manantiales Natural ! Por muchos HUEVOS mas ! #manantialesnatural #conservacioncostera #dunasvivas #medioambiente #moresurffotos

A post shared by MORESURF (@moresurf_) on

 

Poquitos días antes de finalizar 2018, un vecino comenzó una huelga de hambre, encadenándose de forma simbólica a una duna en Manantiales.

 

José Salgado adoptó esta medida extrema, como una forma de rechazo contra la instalación de “un estacionamiento para que funcione 15 días al año”, sin considerar la importancia de las dunas de la zona.

 

Según aclaró a FM Gente, él es simplemente un vecino y no “activista de nada”.

 

Para Salgado, lo que ocurrió en Santa Mónica, cuando en 2016 una tormenta golpeó duro la costa uruguaya y el mar se llevó parte de la ruta 10, debería ser un llamado para realmente empezar a cuidar la naturaleza en vez de destruirla.

 

 

 

Comentarios